Destilados – Whisky – Irlanda

Destilados – Whisky – Irlanda

En comparación con los whiskies escoceses, el whiskey irlandés presenta diferencias distintivas. Además de la triple destilación, se destaca el uso de maltas sin turba, que le otorgan un carácter más suave y afrutado en contraste con los sabores ahumados de algunos whiskies escoceses.

Además, la mezcla de granos utilizada en la elaboración del whiskey irlandés se basa principalmente en cebada malteada, mientras que los whiskies escoceses pueden incluir otros granos como maíz o trigo. También se destaca que el whiskey irlandés se etiqueta con una “e” y se denomina “whiskey”, a diferencia del whisky escocés sin la “e”.

0262 Irlande - Dublin - Whiskey Jameson
El proceso de elaboración comienza con la selección de los cereales, seguido de la mezcla característica de cada destilería. Luego, los cereales se lavan y remojan en agua caliente para hidrolizar los azúcares, deteniendo así la germinación de los granos. Este proceso, conocido como malteado, permite que los azúcares sean procesados. A continuación, los granos se muelen y se realiza un empastado que se lava tres veces con agua caliente, logrando una alta concentración de azúcares en el agua. Finalmente, se añade levadura al líquido resultante para fermentar el mosto. Durante este proceso de fermentación, el líquido adquiere un contenido alcohólico leve.
El mosto fermentado se destila en tres ocasiones, generalmente en alambiques de cobre, que contribuyen a un sabor único. Los alambiques, también conocidos como “pot still”, son considerados herramientas ideales para producir whiskeys de calidad artesanal.
Posteriormente, el alcohol de grano se reposa en barricas de roble, donde adquiere carácter, sabor, color y estructura, transformándose en un whiskey refinado. Algunos productores optan por utilizar barricas previamente utilizadas para envejecer bourbon, jerez, ron, oporto o madeira, lo que agrega complejidad y un perfil de sabor completamente diferente.
Whiskey
En cuanto a la historia, el whiskey irlandés tiene una influencia significativa en la cultura y la historia de Irlanda. Sus orígenes se remontan a los monjes irlandeses de la Edad Media, quienes adoptaron los conocimientos de destilación de los árabes y comenzaron a destilar alcohol con fines medicinales y religiosos. Durante el siglo XVII, el whiskey irlandés se popularizó en Europa y se convirtió en una importante exportación para el país. Sin embargo, enfrentó dificultades en el siglo XX debido a eventos como la Ley Seca en los Estados Unidos y la guerra de independencia de Irlanda. Afortunadamente, en las últimas décadas ha habido un resurgimiento del whiskey irlandés, con un aumento en la demanda y la apertura de nuevas destilerías.
En conclusión, el whiskey irlandés es una bebida alcohólica destilada con una rica historia y una elaboración única. Su triple destilación, uso de maltas sin turba y envejecimiento en barricas de roble contribuyen a su suavidad, complejidad de sabores y carácter distintivo. Aunque comparte similitudes con el whisky escocés, el whiskey irlandés tiene su propia identidad y se ha convertido en una opción popular para los amantes de las bebidas espirituosas en todo el mundo.
drink, glass, alcohol-3108436.jpg

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Carrito de compra0
There are no products in the cart!
Continue shopping
0