Vinos espumantes – Alemania

Vinos espumantes - Alemania

En Alemania, el término “Sekt” se utiliza para referirse al vino espumoso. La mayoría del Sekt se produce utilizando el método de tanque cerrado, pero un pequeño porcentaje se elabora con el método tradicional. Es importante señalar que los vinos espumosos baratos con inyección de CO2 no se consideran Sekt, sino “Schaumwein” en alemán, mientras que el vino espumoso se llama “Perlwein”.
El 90% del Sekt se elabora con vinos importados de Italia, España y Francia. Sin embargo, el “Deutscher Sekt” se produce exclusivamente con uvas alemanas, y el “Sekt bA” se produce solo con uvas cultivadas en una de las 13 regiones vinícolas de calidad de Alemania, lo que se asemeja al “Qualitätswein bA”.
Los mejores vinos espumosos se elaboran con Riesling, Pinot Blanc, Pinot Gris y Pinot Noir, y a menudo se consumen localmente en lugar de exportarse. Estos vinos espumosos se etiquetan con el nombre de los viñedos y el pueblo de donde proceden las uvas. El “Winzersekt”, también conocido como “winemaker’s sekt”, es un Sekt bA premium producido en pequeñas cantidades por productores propietarios de sus viñedos, en lugar de grandes empresas productoras de Sekt que compran uvas o vino base a gran escala para su producción. En Austria, se utiliza el término “Hauersekt” para referirse a este tipo de vino espumoso.
sparkling wine, date of birth, party-6786251.jpg
En 1826, Georg Christian Kessler fundó GC Kessler & Co. en Esslingen am Neckar, lo que inició la producción de vino espumoso en Alemania. Durante el siglo XIX, los productores alemanes utilizaron varios términos para referirse a sus vinos espumosos, pero el Tratado de Versalles de 1919 prohibió a Alemania utilizar el nombre “Champagne”. El término “Sekt” se convirtió en el término común para el vino espumoso en alemán en la década de 1890.
Alemania intentó limitar el uso del término “Sekt” a los vinos espumosos producidos en países donde el alemán es la lengua oficial, pero esto fue anulado por el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas en 1975. Una sentencia judicial en la década de 1970 eliminó los derechos exclusivos de los grandes productores sobre la producción de Sekt, lo que permitió a las cooperativas vinícolas y a los viticultores individuales crear y comercializar sus vinos espumosos.
Cuando se sirve Sekt, es habitual proporcionar un sacacorchos de metal capaz de soportar la alta presión del CO2. Además, desde 2005 está en vigor un impuesto sobre el Schaumwein, que asciende a 136 euros por hectolitro, o 1,02 euros por cada botella de 0,75 litros. Los alemanes también pueden referirse a los vinos extranjeros similares al Sekt, como el Krimsekt de Crimea (que suele ser tinto), como Sekt.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Carrito de compra0
There are no products in the cart!
Continue shopping
0