Vinos Espumantes – Gasificación

Vinos Espumantes – Gasificación

El vino espumante es una bebida que puede ser elaborada mediante diferentes métodos de gasificación. El método Tradicional o Champenoise, utilizado para producir el champán, es considerado de mayor calidad y consiste en una segunda fermentación en botella tras la fermentación inicial y embotellado. El método Charmat o Granvas implica una segunda fermentación en grandes depósitos antes del embotellado, mientras que el método de gasificación consiste en inyectar gas directamente en el vino de forma industrial.
Durante el proceso de elaboración del champán, se utiliza un corcho especial para sellar la botella y evitar que los sedimentos se depositen en el cuello. La región de Champaña, al noreste de Francia, es la denominación de origen protegida en la Unión Europea donde se produce el champán, mezclando distintos tipos de uva como chardonnay, meunier, pinot noir, pinot gris, pinot blanc, arbanne y petit meslier.
sparkling wine, spirits, bottle-7679665.jpg
Para un sabor óptimo, se sugiere servir el champán a una temperatura de entre 5 y 7 grados centígrados en una copa de vino o una copa alta en forma de tulipán, mientras que se debe evitar la copa pompadour plana. Los orígenes del champán se remontan a la época romana, aunque fue en el siglo XVII cuando algunas familias de la región de Champaña popularizaron el consumo de vino en las cortes inglesa y francesa. El monje Dom Pérignon introdujo cambios en la elaboración del vino, entre ellos, la recolección de uvas maduras y la mezcla de vinos de diferentes parcelas.
eve, drink, crystal-1071355.jpg
La historia del champán es fascinante y llena de detalles interesantes. Se remonta a la época romana, cuando la región de Champaña en Francia ya era conocida por su vino, denominado vinum titillum. En el siglo XV, el término “champán” se utilizaba en París para referirse a este tipo de vino, aunque en un principio no se refería a la región en sí, sino a las tierras no cultivadas.
Fue en el siglo XVII cuando algunas familias de la región popularizaron el consumo de vino en las cortes inglesa y francesa. Sin embargo, los vinos pálidos con bajo contenido alcohólico, especialmente los embotellados durante el equinoccio de primavera, presentaban una efervescencia preocupante que provocaba la aparición de burbujas en las botellas y la rotura de los tapones. A pesar de estos problemas, la producción de este vino espumoso continuó debido a su popularidad en Inglaterra, y se buscaron soluciones para controlar la presión en la botella.
En el año 1670, un monje llamado Dom Pérignon, perteneciente a la abadía benedictina de Hautvillers, introdujo varias modificaciones en la elaboración del vino, entre ellas la recolección de uvas de manera selectiva y la mezcla de distintos tipos de uvas. También perfeccionó el proceso de embotellado, sellando las botellas con un corcho especial y dejando que la segunda fermentación se produjera en la botella en lugar de en grandes depósitos. De esta manera, controlaba la presión y la calidad del vino, y se aseguraba de que no explotara la botella.
champagne, restaurant, ice-4736380.jpg
A pesar de que el champán sólo puede producirse en la región de Champaña y cuenta con la protección de calidad de la Unión Europea, el término “champán” se utiliza comúnmente para describir el vino espumoso elaborado en diversas partes del mundo, como el cava. Para obtener el sabor óptimo del champán, se sugiere servirlo a una temperatura de entre 5 y 7 grados centígrados en una copa de vino o una copa alta en forma de tulipán, y evitar la copa pompadour plana. La historia y el proceso de elaboración del champán son fascinantes, y contribuyen a su prestigio y a su posición como uno de los vinos más exquisitos y apreciados en todo el mundo.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Carrito de compra0
There are no products in the cart!
Continue shopping
0